TRY NOT TO THINK SO MUCH

  • Instalación sonora.
  • 20 circuitos integrados con forma de letra, bafle, auriculares, amplificador compuesto y demás componentes.
  • Desarrollo técnico Guillem Bayo.

Con Try Not To Think Too Much, Eugenio Ampudia continúa la línea de trabajos anteriores al enfatizar el carácter del arte como efectivo medio de comunicación, pero en esta ocasión el artista juega con la paradoja de romper ese flujo a través del ruido comunicacional. Al aplicar el término “ruido” a la comunicación no solamente se habla del molesto sonido sino de cualquier interferencia en este proceso.
Con esta obra se alude así al tipo de ruido comunicacional con el que habitamos y que nos envuelve, y que se transforma en un silencioso método de influencia en nuestro entorno cotidiano.

El artista apunta a esa comunicación que en el mundo del arte tiende a ser endogámica y autorreferencial mientras promulga discursos que supuestamente pretenden acercar la cultura al espectador.

El hecho de que el ruido de la pieza esté realizado a partir de la apropiación y superposición de teorías y conferencias relacionadas con el mundo del arte, difícilmente inteligibles, hace un guiño irónico al aparato teórico junto con los códigos que sustentan el sistema artístico.

La frase es un amplificador compuesto, y cada letra que la forma tiene una misión perturbadora, que le sirve a Ampudia para configurar un relato entrecortado que también habla de la subjetividad del discurso y abre puertas hacia pensamientos como el del discurso del poder o el poder del discurso de Foucault.